30/3/14

Bezzzzrooms

¿Qué puedo decir de este último domingo de marzo? Que me ha sentado tan mal el cambio de hora que sueño despierta con irme a la cama.
Así que no veáis lo que he sufrido terminando el post de hoy, vamos, que ha sido un ejercicio de masoquismo en toda regla.
Ahí va una de dormitorios bonitos!!
Y es que las veo ahí tan preparaditas, unas tan blancas, otras tan cálidas con estructuras de rústica madera, tan bien pertrechadas entre torres de libros y cojines mulliditos , y las tan sutilmente iluminadas por preciosas guirnaldas (lo que me gusta a mí una guirnalda), ...y pienso, pero por favor, ¿de verdad que han adelantado una hora?, ¿de verdad que mañana tengo que madrugar otra vez?
Pero después me digo, no pasa nada, los madrugones en un dormitorio tan bonito tienen que tener hasta su lado bueno, hasta el sonido del despertador seguro que es de nominación a la mejor banda sonora, para que veáis lo que cambian las cosas en una habitación chula.
Si en general, me gusta el blanco y la madera sobre todas las cosas para decorar la casa, quizás el dormitorio es la habitación en la que menos me importa para hacer alguna concesión, de color o de estilo.
Me encantan los neutros, predominando el color blanco para paredes, tejidos y mobiliario. La ropa de cama de lino, algodón, las cálidas mantas, elementos de mimbre, todo lo natural, que transmite ese efecto "tan limpio" y cálido a la vez.
Y a pesar de esa predilección por los tonos neutros y el estilo nórdico, me ha gustado mucho la idea de los dormitorios con los cabeceros oscuros o con toques negros y grises en la ropa de cama o algún pequeño mueble, el contraste queda genial.
¿Y quien no ha soñado nunca sobre todo de pequeños con tener la habitación más inmensa del mundo mundial en la que pegarse el día bailando?
Y si es cierto eso de que nuestro dormitorio refleja en cierto modo nuestra manera de ser, queda claro que el mundo está lleno de gente con estilo.
Y como la cosa va de dormir........ colorín colorado, este post ha terminado, pero no me quiero despedir sin dedicaros esta bonita canción que la cama se pilla mejor con buena música. 
¡Buen comienzo de semana!

29/3/14

Caravanas vintage...me encantan!

Llega la primavera y como cada año se despiertan esos deseos de campo, mantas en la hierba, picnics, barbacoas...y esa caravana vintage con la que sueño desde siempre. ¡Sí! La plateada con banderines en la entrada, un toldo con bombillitas de colores y una silla de madera y tela sobre la que sentarme mientras sujeto una taza esmaltada y apoyo los pies en un viejo tronco. Como véis lo tengo todo pensado. Y por supuesto, música de fondo, la que me acompaña en todas mis aventurillas, las imaginadas y las reales, y que ya es como una más de la familia.
...más o menos sería algo así, sentada en mi preciosa caravana retro mientras "tarareo en mi cabeza".
No puedo evitar verme ahí sentada fuera, con mis peques tostando sus nubes, mi camisa de leñador y la guitarra, que si hace falta me la compro, yo lo que sea por no romper la estética, ya me estoy imaginando, esos grandes conciertos al atardecer, Noelia a la guitarra y Venus con su púa, eso iban a ser duetos y no los de Barbra Streisand. 
¡Qué grandes conversaciones para el recuerdo iba yo a tener en la puerta de mi caravana! Hasta capaz de atreverme con el fútbol con tal de tener ese pequeño porche en el que tomarme un cafecito mientras arreglo el mundo con mis amigos.
Pero bueno, de momento tendré que conformarme con una colección de fotos en mis tableros de pinterest y seguir suspirando cada vez que les eche un ojo. Aquí van unas cuantas para ver si os contagio un poco de ansiedad caravanera. 

Y cómo no...
Ya estoy oyendo vuestros supiros caravaneros.
¡Buen fín de semana!




25/3/14

Faldas plisadas

Desde que empecé con esto del blog, todavía no había hecho un sólo post sobre moda, y eso que es una de las cosas que más me gustan y a lo que me dedico laboralmente.
Quizás sea porque aún no había encontrado el momento, o a qué dedicárselo, pero por fin ha surgido la inspiración, gracias a una de las cosas que últimamente me tienen absolutamente enamorada, las faldas plisadas.
Me compré una de estas faldas para una boda que tuve hace un par de semanas, y a pesar de ser de lo más sencillita, larga y negra,  me planté un par de taconazos y unos bonitos complementos y la cosa cambió por completo. Y es que  me parece que es una prenda de lo más versátil y combinable, que podemos llevar en cualquier ocasión si sabemos cómo.
Me encantan las de largura midi que se ven tanto en las tiendas últimamente, en especial las de tonos empolvados, para llevar con tacones, sandalia plana o las cuñas que tanto nos gustan en el verano.
Las largas larguísimas quedan genial con sandalia plana y manoletina, pero sobre todo me encanta la tendencia de combinarla con prendas metidas por dentro como camisas vaqueras o camisetas de lino o algodón orgánico.
Para las más atrevidas existen también varias opciones como colores saturados, larguras asimétricas y no podía faltar el toque de street style, ya omnipresente allá donde vayamos. Y si lo que nos gusta es marcar cintura o nos decantamos por un toque más deportivo, no problem, las opciones son infinitas.
Sea cual sea la ocasión y nuestro estilo, me parece que una falda plisada puede ser el comodín perfecto ya que quedan genial, son femeninas y además de lo más cómodo ¿se le puede pedir más a una prenda de vestir?
Ya tenéis unas cuantas para elegir. ¡Felíz miércoles!

24/3/14

Madera + blanco

Por si nunca os lo había dicho (nótese la ironía) me encanta la madera y el color blanco para decorar, así que imaginad sobre qué trata el post de hoy, y qué ganas tenía de hacerlo, sobre todo desde que me apetece pintar la pared más grande de mi salón de blanco.
No sé si es por la sencillez y calidez que transmite esta combinación, pero cada vez que veo en una revista de decoración esas preciosas casas en las que predominan el blanco y la madera me dan ganas de coger la brocha.
Y lo cierto es que cuanto más rústica y poco tratada está la madera, más me gusta, me apasionan esas mesas hechas por una tabla y un par de caballetes, o los taburetes de madera maciza que dejan ver todas las imperfecciones, sin  barniz, ni ceras, tan sólo una pequeña mano de lija.
Si empezase de cero decorando una  nueva casa, tengo claro que lo haría pintando todas las paredes de blanco e incorporando muebles de madera en cada una de las habitaciones.
La sensación de amplitud, calidez y ambiente "limpio" de los salones en blanco y madera resulta de lo más agradable.
Pero si hay una estancia de la casa en la que me guste esta combinación a más no poder es en el dormitorio, sobre todo los de toque escandinavo, que resultan tan naturales, acogedores y luminosos.
Y aunque me encantan las cocinas coloridas y estilo retro, no me importaría nada tomarme mi cafecito cada mañana sobre una antigua mesa de pueblo, en una cocina blanca con encimera de madera.
En el salón, en el dormitorio, en pequeños detalles, cabeceros de cama, cajas antiguas a modo de mesilla, hasta en casa del vecino...vamos, que me pierde esta combinación a más no poder.....
¿Ha quedado claro no? Pues por si acaso os dejo un par de imágenes más para terminar de convenceros.
¡Felíz semana y hasta la próxima!