25/7/14

Hamacas de interior + DIY

Hoy os traigo una cosa que me ha chiflado desde pequeña, me sigue chiflando y me rechiflará siempre, tanto tanto, que lo primero que hice cuando mis padres me dejaron elegir la habitación más grande de la casa en la que ahora viven, lo primero  fue salir como una felcha a comprarme una, pues sí, me compré una hamaca de lona color natural y cuerdas blancas, de las de toda la vida.
Vaya siestecitas me echaba yo en mi hamaca, vaya películas me montaba  mirando al techo en las vacaciones de verano y vaya voltereta me pegué haciendo el indio con mi amigo Alex, todo hay que decirlo.
Cualquier día de éstos me la traigo a casa y me la cuelgo en el salón (ya me veo a mis dos pajaritos peleando por subir primero o dando la voltereta como su mami).
De entre todas las imágenes que quiero enseñaros ésta es sin duda mi favorita, techos altos, madera, luz natural a raudales y una pared llena de libros y discos para pasar las horas en nuestra hamaca meciéndonos y escuchando buena música.
Pero como no todos tendremos la suerte de tener semejantes amplitudes en nuestro querido hogar, al menos la que está aquí presente, veréis que hay un montón de posibilidades y estilos que se adaptan a todas las viviendas y habitaciones de nuestra casa.
Ya veis que si no disponéis de espacio suficiente para extender una hamaca tipo tumbona a lo largo de la habitación siempre existe la posibilidad de haceros con una tipo sillón, muy monas a la par que recogidas, eso es.
Y para los que os estéis preguntando, ¿de dónde saco yo una hamaca tipo sillón? Pues aquí os traigo un tutorial maravilloso con el que hacer una en un periquete.  ¡Viva el diy! una vez más ¿o no?
Mucho ánimo en la tarea, que se hace en una tarde y aún queda mucho verano por delante para balancearnos divinamente, zumo natural en mano, libro en la otra, música de fondo....¡ya estáis convencidos!

Hasta el siguiente post, felíz fin de semana.
(fuente, pinterest

24/7/14

Meriendas de verano

Y qué ganas tenía yo de esos días de calor, de esos días de piscina, chancletas, olor a crema solar y dormir con la ventana abierta, cosa que aquí en el norte sucede más bien poco.
Pero lo que más me gusta de esos días de calorcito es llegar a casa después de un largo paseo y refrescarme con un buen plato de sandía, papaya y melón. En casa nos encanta la fruta y sobre todo la de verano, así que aquí os traigo unas cuantas ideas para las meriendas estivales.

Ya no tenéis excusa para preparar cada día un buen plato de fruta, es sana, barata y muy variada, y si ésto todavía  no os convence porque sois de los que os da pereza prepararlo, siempre podéis recurrir a un rico batido natural.
Me despido con una de mis recetas favoritas, una macedonia de frutas fresquita que entra de maravilla tanto en verano como en pleno mes de diciembre. Espero que os guste mucho. ¡Que aproveche!


3/7/14

Flechazo absoluto...quiero un tapiz + DIY tapiz de macramé

Si hace un par de meses me planteé crear la sección tardes de lluvia ante el panorama de diluvios que estuvimos sufriendo durante dos interminables meses, ahora me estoy pensando cada vez más darle forma al nuevo apartado "lo que me gusta a mí...".

Porque si ya dejé claro lo que me gusta a mí la decoración retro, y lo que me gusta a mí una piñata, no os hacéis una idea de lo que me está gustando cada vez más un tapiz.
Así que ojalá disfrutéis con las imágenes que hoy os traigo porque además de parecerme un  elemento decorativo precioso, me trae bonitos recuerdos de la infancia, de mi madre delante del bastidor tensando cuerdas con una destreza que ya quisieran los mejores regatistas.
Los que seáis de mi generación, nacidos en el 80, quizás recordéis que en nuestra niñez estaba muy de moda aquello de las manualidades con macramé, ¿no os suenan esas revistas apiladas en el salón con patrones de alfombras y maceteros colgantes adornados con algún abalorio de madera?
Yo tengo la imagen muy clara de enormes bobinas de cuerda, color natural, del bastidor de madera en el que mi madre me tenía prohibido meter la mano a riesgo de llevarme algún recuerdo en forma de cicatriz y aún así toquiteándolo a escondidas y de la bolsita tejida a mano, faltaría más, con diferentes bolitas de madera o cerámica que hacían de remate decorativo en alfombras, tapices, maceteros o cualquier objeto decorativo susceptible de ser "macrameado".
En mi casa había varias de estas joyas en tonos naturales con algún tramo mostaza y verde oscuro, lo recuerdo perfectamente.
Así que no sabéis la alegría que me llevé cuando un día curioseando por Pinterest empecé a encontrar imágenes de estas maravillas, y lo que es mejor, adaptadas a estos tiempos modernos de colores flúor y neón. ¡Viva el neón power!
Y como sabéis que amo por encima de todas las cosas el color blanco combinado con madera para decorar cualquier interior, y puntualizo, jamás me cansaré de repetirlo, me parece fantástica la idea de aportar la nota de color con un estupendo tapiz bien llamativo, y si es hecho con nuestras propias manitas mejor que mejor, para presumir de arte a raudales.
Y para los que como yo, después de casi cinco años todavía no sabéis qué poner en el cabecero de vuestra cama, y no os acaba de convencer la idea del perpetuo socorro, ya sabéis, "lo que me gusta a mí un tapiz", pues tapiz al canto, que queda tan tan cool...que acabaréis siendo la envidia de la "community hipster decó".
Me encanta el toque de una enorme pared blanca vestida con un tapiz de macramé en tonos neutros, o incluso monocolor, que le aporta ese aire étnico sin perder la neutralidad, y esa elegancia de las casas blancas y luminosas. 
Si os estáis preguntando dónde poder conseguir una de estas piezas, he visto que en etsy se ofertan diferentes páginas en las que comprarlas, la realidad es que su precio suele ser elevado ya que es un trabajo costoso pero como tal, ha de ser apreciado y eso influye en el precio lógicamente. También podéis preguntar en tiendas de manualidades por clases de macramé y tapices, ya que cada vez es más habitual encontrar lugares en los que se imparten este tipo de talleres, tomad nota, el handmade está de moda, cosa que me alegra muchísimo.
Y ahora mi parte favorita, para los que como aquí la que está al teclado, necesitáis meter las narices en todo lo que se os ponga por delante, os traigo un diy para fabricar vuestro propio tapiz de macramé. ¡Bieeeeeeen! 
Espero que os resulte fácil y os luzca genial en cualquier rincón de vuestra casita. ¡Hasta la próxima!

¡Felíz jueves!

2/7/14

Hola Julio...seguimos aquí!!!

Pues sí, después de un mes y diez días sin dar señales, aquí estamos otra vez, con muchas ganas de compartir nuestros cuentos y con energías renovadas.

Este pasado mes de junio ha sido una auténtica locura de horarios, reuniones, acontecimientos y decisiones importantes, nos han pasado muchas cosas, buenas y no tan buenas, y con mucha pena, hemos cerrado etapas que lógicamente darán paso a otras nuevas y que supondrán grandes cambios en nuestras vidas y sobre todo, en la de nuestros peques.
Una de ellas sin duda ha sido el último día de guardería de Adrián, que a pesar de haberlo pasado como uno de los más divertidos de todo el curso porque tuvieron su propia fiesta de San Fermín,  lo vivimos con algo de tristeza. Sí, es un hecho, el que un día fuera el pequeñín de la casa se nos va haciendo mayorcito por momentos, y en menos de dos meses vivirá su primer día de cole.
Estamos muy contentos por el tiempo que ha pasado en la guardería, nos han encantado todos sus trabajos, verle jugar con sus amigos a la salida, escucharle cantar las canciones e imitar los bailes que aprendían con su profe Maitane, desternillarnos de risa con sus anécdotas contadas a su manera, y sobre todo, ver sus progresos y cómo en muy poquito tiempo ha salido hecho un pequeño hombrecito.
Así que con este pequeño gran hombre y su inseparable sombra Daniel, tremenda pareja, vamos a pasar un verano de lo más divertido esperando a que llegue ese primer día para ambos.
Buen verano a todos